La Rueda de la Fortuna

Bitácora de economía y medios de comunicación

En busca de lo perdido

Posted by Francisco Vidal Bonifaz en abril 15, 2008

Es avasalladora la forma en que se consume la música en la actualidad, sobre todo por parte de los jóvenes más propensos a escucharla en reproductores móviles o en línea.

En las sociedades en que es más alta la penetración de la computadora y las redes de banda ancha en los hogares, se generaliza la distribución de la música en línea.

Claro, dirá cualquier lector, que la piratería y otras prácticas de intercambio reducen el tamaño de este mercado, al grado de que en Estados Unidos —de acuerdo con algunas estimaciones— sólo 10% de la música se adquiere por medios legales. Cierto, pero no elimina del todo el comercio legal de las melodías.

La firma de investigación The NPD Group señala, por ejemplo, que el año pasado 29 millones de personas adquirieron legalmente música en sitios de paga en Estados Unidos, cinco millones de almas más que en 2006.

Gracias a estos ávidos consumidores, la compañía estadunidense Apple registró, durante su ejercicio fiscal de 2007, ingresos de 2.5 mil millones de dólares por concepto de venta de música en línea y servicios relacionados con este negocio. Para tener un parámetro de lo que esto significa, tómese en cuenta que, el año pasado, todo el comercio electrónico de México sumó 765 millones de dólares de acuerdo con reportes de la Asociación Mexicana de Internet.

Apple vende música por medio de su tienda virtual iTunes Store. Muy aparte queda la comercialización del famoso reproductor iPod, que en el mismo periodo reportó 51.6 millones de unidades vendidas en todo el mundo —un equivalente a dos unidades por cada hogar mexicano— e ingresos de 8.3 mil millones de dólares.

La expansión de iTunes Store ha sido tal que, de acuerdo con sus propias cifras, administra una cartera de 50 millones de clientes que han comprado cuatro mil millones de canciones en los cinco años que tiene operando. Por si fuera poco, sus ingresos por venta de música se han multiplicado por tres durante el último trienio.

Pero Apple no está sola y otras compañías intentan competir por la supremacía de este mercado en Estados Unidos. Detrás de ella se encuentra la cadena minorista Wal-Mart, que se ha convertido en la segunda compañía en ventas de música legal en línea.

A la lista de concurrentes al mercado hay que añadir Amazon, Rhapsody, eMusic y Naspter, entre otros.

Se siguen tejiendo, además, alianzas para entrar a este negocio. Yahoo llegó a un acuerdo para que Rhapsody administre su servicio musical. Esta última compañía es, a su vez, fruto de la coinversión del gigante de medios Viacom y la telefónica Verizon.

A su vez MySpace, subsidiaria de otro conglomerado mediático, News Corp., decidió unir esfuerzos con las casas de música Universal Music, Sony BMG y Warner Music, para crear una plataforma digital —MySpace Music— que compita con iTunes y Wal-Mart, entre otras.

La industria de la música perdió una enorme oportunidad al despreciar a Internet como canal de distribución de sus productos. Ahora se están haciendo esfuerzos muy importantes para tratar de recuperar algo de lo que se extravió.

Publicado en Excélsior, 9 de abril de 2008.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: