La Rueda de la Fortuna

Bitácora de economía y medios de comunicación

Converger o expirar

Posted by Francisco Vidal Bonifaz en abril 23, 2008

El avance de la tecnología está provocando ajustes en los patrones de consumo de la industria del entretenimiento. Un claro ejemplo es el consumo de películas.

De la tradicional asistencia a la sala cinematográfica como opción única para disfrutar de los estrenos, se transitó —a mediados de la década de los años sesenta— a la posibilidad de ver las películas en el hogar por medio de una videocasetera.

A partir de entonces, en sólo cuatro décadas, la multiplicación de formas de disfrutar películas está creando un abanico de opciones para el público, dependiendo del lugar y el formato que quiera utilizar.

Con el advenimiento de las reproductoras caseras de películas, o videocaseteras, se llegó a la posibilidad natural de rentar o comprar las mismas en establecimientos comerciales, los videocentros.

Esta nueva opción dio pie a la expansión de una empresa como la estadunidense Blockbuster, que durante años fue la reina en materia de renta de películas, ha logrado desplegar siete mil 800 establecimientos en Estados Unidos y otras 21 naciones —323 en México— y que registró ingresos por 5.5 mil millones de dólares en 2007.

Pero la multiplicación de aditamentos y formas de ver películas se ha expandido al grado que Blockbuster ha visto un práctico estancamiento de sus ventas en los últimos cinco años en que siempre se colocan por debajo de la cuota de los seis mil millones de dólares.

Lo cierto es que el negocio de la renta de películas, al menos en EU, registra caídas sucesivas en los últimos tres años, según el último informe anual de Blockbuster.

Esto es producto, en parte, de que el mercado de renta y venta de películas en ese país se encuentra prácticamente estancando y al auge que están teniendo otras formas de distribución, ligadas a la televisión y a las computadoras.

Para tener una idea de lo que está sucediendo baste con sentar que si en 2006 se realizaban 75 por ciento de las rentas de videos —medido por su valor— en las tiendas especializadas en esta actividad o videocentros, su peso caerá hasta el 61 por ciento en 2008, de acuerdo con estimaciones de Blockbuster.

Así que la única forma de salir del estancamiento a que parece estar condenada es diversificándose y por esa razón es que decidió ofrecer mil 300 millones de dólares, en efectivo, por el capital de las tiendas distribuidoras de artículos electrónicos —que nos permiten consumir diversos productos de entretenimiento, entre ellos películas y todo tipo de videos— Circuit City.

Su acervo suma 671 establecimientos en Estados Unidos y 788 en Canadá. Sus principales ingresos derivan de la venta de pantallas y televisores, computadoras, artefactos para escuchar música, entre otros, por lo que obtiene ingresos anuales de 11.7 mil millones de dólares (2007), el doble de los que facturó Blockbuster.

Esta firma sabe que tiene que arriesgar, intentando crear una unión convergente entre una distribuidora de contenidos y una comercializadora de artefactos para su consumo, por eso incluso está dispuesta a pagar casi el doble del valor de mercado de Circuit City, porque tiene plena conciencia de que se une con ella o puede verse abatida en el futuro por sus competidores.

Publicado en Excélsior, 16 de abril de 2008.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: