La Rueda de la Fortuna

Bitácora de economía y medios de comunicación

Archive for 29 noviembre 2007

A la carga

Posted by Francisco Vidal Bonifaz en noviembre 29, 2007

Tarde o temprano el poderío de los medios de comunicación de Estados Unidos se dejará sentir sobre el principal deporte profesional del país, el futbol.

Desde el punto de vista de los medios electrónicos, este deporte ha sido un territorio largamente dominado por Televisa.

Para tener una idea de ese poder, baste decir que el consorcio es dueño de tres equipos profesionales de la Primera División —lo cual contraviene, por cierto, las normas de la FIFA—; que posee los derechos para transmitir los partidos de diez de los 18 equipos que participan en esa división profesional; que comparte los derechos de transmisión de los partidos de la Selección Nacional y mantiene una gran influencia sobre el principal organismo regulador del deporte, la Federación Mexicana de Futbol.

El poder de Televisa dentro del futbol profesional se ha ido tejiendo pacientemente a lo largo de varios años, con el objetivo de obtener el mayor jugo posible de una actividad que mueve anualmente 154 millones de euros (datos de 2005), de acuerdo con un estudio que elaboró la firma Protego y fue difundido en 2006.

Todo hace pensar que la liga mexicana se encuentra entre las 15 más grandes del mundo, si se toman en cuenta los ingresos y, por ello, se ha convertido en asunto de interés para las grandes cadenas deportivas de Estados Unidos y más específicamente en el caso de ESPN.

ESPN es el brazo de los contenidos deportivos de uno de los conglomerados mediáticos más importantes del planeta, The Walt Disney Company.

Esta división de contenidos deportivos facturó el año pasado poco más de cuatro mil millones de dólares, según cálculos del sitio Hoovers.com.

La división agrupa a un enjambre de negocios que comprende seis redes de producción de contenidos para la televisión de paga en ese país. La más importante es la ESPN, que contabiliza a alrededor de 97 millones de suscriptores.

Por añadidura, tiene acuerdos para distribuir 34 señales deportivas en 190 países y en 15 idiomas.

Dentro de esta red internacional se encuentran las dos señales que pueden ser sintonizadas por medio de los diferentes servicios de televisión de paga en México: ESPN y ESPN2.

También tiene bajo su mando varios sitios de internet —espndeportes.com, en español—, estaciones de radio, programas de radio (por ejemplo, en México, en asociación con Radio Fórmula), revistas (aquí se distribuye una versión de ESPN, La Revista, en asociación con Excélsior), restaurantes y licencias de marca.

El poderío de ESPN es tal que su facturación supera a la de Televisa y, por supuesto, a la de TVAzteca.

Esta potestad funciona como un imán que ha logrado atraer a un grupo de importantes comentaristas de deportes, entre quienes destaca José Ramón Fernández, sin duda uno de los más conspicuos analistas de la actividad deportiva y, durante muchos años, férreo crítico de los quehaceres de la Federación Mexicana de Futbol.

Contar con una buena planta de comentaristas y transmitir cada vez más deportes originados en México es la base para el siguiente paso lógico dentro de la estrategia de la compañía estadunidense: ubicarse como una fuerza de negocios importante en el futbol nacional.

Así lo ha hecho ver Gerardo Casanova, director general de ESPN en México, durante una entrevista que concedió hace unos días al periodista Rafael Ocampo. Y no se trata de una declaración más, sino de palabras que presagian la fuerza con que irrumpirá en el panorama del futbol nacional. Tarde o temprano va a suceder así.

Publicado en Excélsior, 28 de noviembre de 2007.

Posted in Columnas | Leave a Comment »

Sobre ruedas

Posted by Francisco Vidal Bonifaz en noviembre 23, 2007

Los medios de comunicación reflejan, por medio de sus contenidos, la vida de una sociedad. Este reflejo puede ser más o menos distorsionado, pero, al fin y al cabo, es un espejo de la existencia cotidiana.

Si el automóvil y la propia industria automotriz se han convertido en elementos rutinarios de lo cotidiano, no podían faltar como parte de los contenidos que ofrecen los medios.

No se trata solamente de las noticias sobre la propia industria del automóvil o, por citar otro ejemplo, de los resultados de las competencias automovilísticas. Estamos hablando de que crece la gama de productos para el usuario de este tipo de información, en su gran mayoría hombres.

Existen, por ejemplo, alrededor de 12 revistas sobre el tema —la mayoría mensuales—, que en su conjunto venden más de 400 mil ejemplares destinados a atender las necesidades del lector especializado en la información del sector automotor.

Capitalizan este tipo de necesidades informativas los grupos editoriales Mina, Vía Satélite, Global Workshop, Sinergia, Nueva Editora e Impresora, Notmusay, por supuesto, Televisa.

En el mundo de los impresos sobresalen también las secciones especializadas sobre los autos y la industria automotriz en los principales periódicos capitalinos, que publican por lo menos cuatro suplementos semanales en igual número de diarios.

En segundo término figuran los anuncios clasificados de compra-venta de autos, que aportan un fragmento nada despreciable de los ingresos de las secciones de avisos de los más importantes rotativos que circulan en la ciudad de México.

El mercado de los anuncios de automóviles se ha convertido también en una franja de unión entre los servicios impresos y los servicios de internet que ofrecen los diarios, al contarse con la opción de que los avisos aparezcan en los dos medios de forma simultánea.

La sección Autoplaza de la versión en internet de Excélsior tenía registrados, por ejemplo, 18 mil 473 anuncios de automóviles hasta el pasado 19 de noviembre.

Pero los productos editoriales sobre los automóviles han saltado de la órbita de los impresos a la de los medios electrónicos.

En la televisión, los programas son todavía escasos, pues se transmiten solamente cuatro emisiones en dos de los 12 canales de televisión abierta que se pueden sintonizar en el Valle de México: Canal 9 y Canal 52.

Sin embargo, en la radio comercial este tipo de emisiones ha cobrado carta de mayor naturalidad, al grado de que actualmente se trasmiten ocho programas en igual número de estaciones de la Zona Metropolitana de la Ciudad de México.

Se trata, en última instancia, de ofrecer información sobre una rama que genera 15 por ciento del PIB manufacturero nacional y que da empleo a 13 de cada 100 trabajadores de este sector.

Los servicios informativos también proveen detalles de precios, modelos, accesorios y partes, financiamiento, etcétera, dirigida a un millón 200 mil personas que cada año adquiere un automóvil nuevo, sin dejar de mencionar a los compradores que concurren al segmento de usados. En última instancia, se trata de un gran mercado de información especializada, si se considera que el parque vehicular del país sobre los diez millones de unidades.

Los productos mediáticos enfocados al mercado automotor son un excelente ejemplo de la segmentación temática que vive la industria de medios y se han convertido, para los propios medios, en un negocio que transita sobre ruedas.

Publicado en Excélsior, 21 de noviembre de 2007.

Posted in Columnas | Leave a Comment »

¿Cómo vamos?

Posted by Francisco Vidal Bonifaz en noviembre 23, 2007

Durante los primeros nueve meses del año la industria mediática padece de un proceso de enfriamiento que podría ser, apenas, el anuncio de un ciclo recesivo. Hasta ahora, lo único cierto, es que la jauja ha terminado.

Ventas de las empresas de medios que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores
(Variación anualizada)
Empresa 9 meses 2006 9 meses 2007
Televisa 14.5% 3.3%
TV Azteca 9.9% -8.8%
Radio Centro 40.3% -27.7%
Cablemás 28.8% 15.1%
Fuente: elaborado con información de las empresas.

Posted in Datos | Leave a Comment »

Uno más

Posted by Francisco Vidal Bonifaz en noviembre 14, 2007

La enorme firma mediática inglesa Pearson finalmente logró deshacerse del grupo de información económica francés Les Echos.

Desde julio de este año (Ecos franceses) habíamos apuntado en este espacio la trascendencia de esta operación que, entre otras cosas, implicaba a la principal empresa francesa productora de noticias de economía y negocios, que el año pasado registró una facturación de 126.2 millones de euros y reporta un tiro promedio de 136 mil ejemplares diarios de su producto más reputado, el periódico Les Echos.

El adquiriente fue el consorcio francés LVMH, probablemente la empresa más importante en el ramo de la venta de artículos de lujo. Su portafolio incluye a más de 50 marcas, desde Moët & Chandon (champaña), pasando por Louis Vuitton (maletas) y hasta los perfumes Christian Dior, por mencionar a algunas de la más conocidas.

LVMH desembolsó 240 millones de euros en efectivo para hacerse de la franquicia.

Esta parece ser una de las últimas operaciones de un año que podrá pasar a la historia como uno de los más agitados para los medios financieros y de negocios, sobre todo si, además de la operación de Les Echos, consideramos a la compra del Grupo Recoletos —que entre otros sellos edita el diario español de negocios Expansión—, por parte del italiano RCS; y los acuerdos pactados para que News Corp. compre a la estadunidense Dow Jones —matriz del célebre diario The Wall Street Journal— y para que la canadiense Thomson se embolse a la agencia Reuters.

La operación también tiene otras implicaciones. En primer lugar, pareciera reafirmar los temores de que Pearson salga del segmento de la prensa de negocios e incluso venda su gran sello de negocios inglés: The Financial Times. La firma inglesa exploró diversas alternativas para hacer frente al nuevo poderío de News Corp. en el segmento de la información financiera, gracias a la compra de Dow Jones, pero no se ha realizado ningún anuncio del resultado de esas gestiones.

Está por verse, por añadidura, la forma en que reaccionarán otros consorcios que participan en el segmento de la información financiera como Bloomberg y McGraw Hill (BusinessWeek Group).

Por otra parte, estará a prueba la capacidad del magnate Bernard Arnault —gran amigo del presidente francés Nicolas Sarkozy—, cabeza del grupo LVMH, para vencer la resistencia de los 500 trabajadores del diario a la venta del mismo. A tal grado llega la animadversión de los redactores, que bloquearon la edición de Les Echos durante dos días después de anunciado el trato. (Existe un archivo en francés sobre la posición de los trabajadores en www.lesechos.fr/). En última instancia, la preocupación más relevante en la prensa es que los grandes sellos de información financiera están cayendo en manos de grandes grupos de negocios, lo que para muchos anticipa la pérdida de la independencia editorial, uno de los atributos más importantes para las más serias publicaciones de este tipo.

El diario español de negocios del Grupo Prisa, Cinco Días, editorializaba así la venta del rotativo francés: “El lujo somete a la prensa económica”.

La venta de Les Echos es una prueba más de ello, pero no será la última.

Publicado en Excélsior, 14 de noviembre de 2007.

Posted in Columnas | Leave a Comment »

Clarín argentino

Posted by Francisco Vidal Bonifaz en noviembre 10, 2007

En Argentina las mujeres no sólo ocupan lugares cada vez más relevantes en la política, como acaba de corroborarlo la irrupción de Cristina Fernández de Kirchner en la presidencia de esa república.

Resulta que el Grupo Clarín, el principal grupo mediático de esa nación, acaba de realizar una oferta pública de sus acciones en la bolsa de valores y la agrupación está encabezada por Ernestina Herrera de Noble, viuda del fundador de la institución: Roberto J. Noble.

El símbolo más importante del grupo es el diario El Clarín, fundado en 1945 y que se ha convertido en uno de los diarios en español con mayor circulación en el planeta. Según la agencia Reuters, el tiraje promedio del periódico es de 400 mil copias al día, solamente superado por la circulación diaria del español El País. Por esta misma razón es que El Clarín es el periódico en español de mayor venta en América Latina.

Ernestina Herrera de Noble asumió la conducción del periódico a la muerte de su marido en 1969 y desde entonces ha desarrollado lo que ahora se ha convertido en un robusto conglomerado de medios de comunicación.

Durante 2006, Grupo Clarín facturó el equivalente a 916 millones de dólares, lo que lo ubica como el segundo consorcio mediático en español más importante de América Latina, atrás de Grupo Televisa.

La ramificación del conglomerado incluye a cuatro diarios más, dentro de los que destaca el deportivo Olé.

Su poder se ha extendido a Multicanal y Cablevisión, con lo que ha constituido la más importante red de televisión por cable de la región, con 2.9 millones de suscriptores. Bajo su control se encuentran también cuatro canales de televisión abierta, empresas proveedoras de acceso a internet y a telefonía por banda ancha.

El imperio se ensanchó hacia la producción de varios canales de televisión de paga. Participa, por ejemplo, en el capital de TyC, la única empresa que transmite los partidos de la liga argentina de futbol profesional, lo que la convierte en un monopolio de una de las actividades de entretenimiento más importantes para ese país.

Y, por si no bastara, opera también dos estaciones de radio y hasta una empresa editora de libros de texto, esta última en asociación con empresarios mexicanos.

La oferta de las acciones se realizó el pasado 19 de octubre simultáneamente en las bolsas de Londres (London Stock Exchange) y Buenos Aires (Bolsa de Comercio de Buenos Aires). Se vendió, sin mayores contratiempos, 20% del capital del grupo.

Después de la oferta, los accionistas mayoritarios del grupo, dentro de los que se encuentra la señora Ernestina Herrera de Noble, seguirán ostentando alrededor de 78% del capital de la agrupación y, por tanto, el control del mismo.

Esta historia de éxito, de las que tanto necesitan las escuelas de negocios de América Latina, tiene, sin embargo, una mancha, y es que la señora Herrera de Noble fue acusada en 2002 de haber adoptado a dos niños de hijos de desaparecidos políticos durante la dictadura militar que se ensañó con ese país del Cono Sur.

Esperemos que el mayor escrutinio público que implica cotizar en un mercado de valores, colabore para que el Grupo Clarín se desarrolle como un ejemplar consorcio mediático en español y para evitar que no se vuelvan a repetir los excesos de sus principales figuras ejecutivas.

Publicado en Excélsior, 7 de noviembre del 2007

Posted in Columnas | Leave a Comment »

Amor a la camiseta

Posted by Francisco Vidal Bonifaz en noviembre 2, 2007

El amor a la camiseta es una expresión clásica del futbol moderno que refiere al apego que tienen los jugadores por el equipo donde militan.

En realidad se trata de una fantasía, pues esta supuesta sólida filiación ha sido suplantada por la pragmática búsqueda de los mejores salarios, no importa incluso si el jugador es transferido al acérrimo rival.

Pero este afán de ganar más dinero en el deporte de las patadas no sólo incluye a los futbolistas sino —en primer lugar— a las empresas, que han hecho de esta diversión una fuente inagotable de riquezas.

Es el caso de la estadunidense Nike, la firma de ropa y accesorios deportivos más poderosa del planeta (factura cada año 16.3 mil millones de dólares) que acaba de hacer la oferta de compra de la inglesa Umbro, especializada en la manufactura de playeras de futbol. Esta última empresa fue fundada en 1924.

Umbro, por su parte, facturó el año pasado el equivalente a 755 millones de dólares, pero Nike está dispuesta a pagar 582 millones de dólares para fortalecer su presencia en el mercado de ropa y accesorios de futbol.

De acuerdo con estimaciones de especialistas dadas conocer por la agencia AFP, Nike controla 30 por ciento del mercado mundial de equipo de futbol, valuado en cerca de seis mil millones de dólares.

Mediante la fusión con Umbro —que acapara cinco por ciento de las ventas mundiales—, igualaría la cuota del segmento de futbol que controla Adidas. Hasta antes del anuncio de compra, Nike vendía 1.5 mil millones de dólares en esta franja del mercado de artículos deportivos.

Por añadidura, el mercado inglés es el más importante del planeta para la venta de accesorios y camisetas de futbol. Umbro equipa a la selección nacional de ese país, además de los representativos de Irlanda, Suecia y Noruega, y a más de un centenar de equipos europeos y latinoamericanos.

América Latina es una de las regiones en la que se acentuará la competencia por el mercado de ropa y accesorios de futbol y es, al mismo tiempo, un territorio con un mercado potencial. Para Nike, esta zona apenas representó 5.8 por ciento de los ingresos totales de su último ejercicio fiscal.

En México, la camiseta oficial del Cruz Azul —uno de los equipos más importantes de la primera división profesional— es manufacturada por Umbro. En el mercado nacional también están presentes las firmas mexicanas Atlética y Garcís, así como las extranjeras Reebok, Puma, Adidas y Nike.

Esta oferta de compra forma parte de una oleada de fusiones y adquisiciones que ha gobernado el desarrollo de las compañías de ropa y artículos deportivos en los últimos años.

Dentro de este ciclo se realizó la compra de Reebok por parte de la alemana Adidas —operación tasada en 3.8 millones de dólares; la venta de la alemana Puma a la francesa PPR, y el traspaso de Fila a un grupo de inversionistas coreanos.

Nike sabe muy bien que los tiempos románticos del futbol han terminado. Que ahora se trata de un deporte con amplia difusión social y que, por esa misma razón, se ha convertido en un jugoso mercado empresarial.

Por estas razones es que Nike se apresta a fortalecer su presencia en la venta de camisetas y artículos de futbol. Lo que también explica la pasión que demostró por apropiarse de todas las camisetas de Umbro.

Publicado en Excelsior, 31 de octubre de 2007

Posted in Columnas | Leave a Comment »

 
A %d blogueros les gusta esto: